Cómo sembrar y cosechar tomates en maceta

Publicado: 15 mayo, 2017 / Última edición: 20 agosto, 2019 /

Cultivar y cosechar tomates en casa es una labor sencilla que puedes disfrutar y en este artículo está el proceso a partir de las plántulas cultivadas en un semillero realizado por Ti o en el vivero de plantas orgánicas.

Materiales

  • Plántulas de tomate
  • Maceta de al menos 46 centímetros de profundidad
  • Mezcla de suelo de 60% en fibra de coco y 40% de humus de lombriz o compost

Procedimiento

Elección y adecuación de la maceta para el cultivo

Para el sano desarrollo de las raíces de la planta en un espacio suficiente, elige una maceta de un tamaño mínimo de 46 centímetros de profundidad.
El material de la maceta debe ser liviano por cuestiones de fácil movilidad. Asegúrate de que esta tenga buen drenaje (agujeros en la parte inferior) y plato debajo que recoja el agua de este.
Realiza la limpieza de este recipiente con jabón natural antes de empezar a utilizarlo para prevenir enfermedades a la planta.
Coloca una malla de tela en el piso de la maceta, del mismo tamaño de su superficie para evitar que se pierda el sustrato.

Preparación del suelo

Realiza una mezcla de 60% en fibra de coco (para aireación) y 40 de humus de lombriz o compost (para obtención de los nutrientes).
Llena la maceta a 1/3 de su capacidad con la mezcla preparada.

Siembra

Siembra las plántulas con su “pan de tierra”, adiciona sustrato alrededor de la planta y otra cantidad en el centro, hasta donde inicie el cuello de esta; pisa para que sustente bien la plántula.

Riego

Inicialmente riega y remoja abundantemente el sustrato hasta que esté bien saturado, evitando mojar la base, tallo y hojas de la planta. Aplica un poco más de la mezcla que se ha apelmazado con este primer riego.
En los días siguientes observa la humedad del sustrato y tócalo para saber cuándo regar, pues dependiendo del clima, será la regularidad del riego. Nunca dejes que esté seco.

Guía

Este tipo de cultivo requiere de un soporte para crecer verticalmente y tener firmeza. Ponle una estaca o caña para guiarlo.

Control de plagas

Observa la planta constantemente para controlar las plagas que le puedan dar. Las más comunes son la aparición de pequeños insectos y las manchas marrón en las hojas.
Para control de insectos, rocía la planta con infusión de ajo dos veces en la semana y las manchas se pueden prevenir rociando la planta con una solución de cola de caballo hervida en agua.

Cuidados

Ubica la planta en un lugar donde tenga suficiente luz. En invierno 6 a 8 horas de sol y en verano debe estar a la sombra con menos horas de sol directo.
Poda la tomatera, elimina los brotes que aparecen y deja solo el tallo principal para que se formen mejor los frutos.
Fertiliza la planta a partir de los dos meses después de su siembra para asegurarle fortaleza y abundante cosecha con compost casero o productos ecológicos que se encuentran en el mercado.

Cosecha

Recoge los frutos, uno a uno, a medida que van presentando su maduración.

Compartir TWITTEAR

Leave a Reply