Descubre cómo cambiar de carrera con éxito

Publicado: 14 noviembre, 2016 / Última edición: 20 agosto, 2019 /

Muchas personas tienen ganas de cambiar de carrera profesional pero no saben bien ni el motivo ni qué hacer para obtener un nuevo trabajo en el que se sientan más satisfechos, productivos, y felices.

Los motivos para el cambio pueden ser internos (un desajuste entre las expectativas y la realidad laboral, la tarea a realizar no es placentera), o externos (la profesión desaparece porque no aporta valor a la empresa, el trabajo nos gusta pero no sirve en el mercado).

Por lo tanto, para cambiar de carrera con éxito son necesarios e imprescindibles algunos pasos:

Planificar el cambio, hacer una reflexión sobre qué es lo que queremos, su viabilidad y cuál será el camino para alcanzarlo es primordial, fundamental.

Evalúa tu talento y piensa cómo quieres vivir, qué te hace feliz, y anota todas tus habilidades para tomar mejores decisiones. Pregúntate si tu empleo desarrolla todo tu potencial y te satisface.

Identifica que cualidades te pueden ayudar en tu nueva área laboral. Piensa en empleos en los que puedas aplicar tu talento y tus habilidades además de hacer lo que quieres. Enfócate en lo que te agrada, en lo que eres bueno y competitivo.

Analiza tu situación financiera. Es conveniente que ahorres antes de cambiar de carrera para no tener inconvenientes económicos hasta conseguir un nuevo empleo. Basándote en tus deseos y necesidades, realiza una lista con todo lo que quieres en tu nuevo trabajo. Sigue tu vocación.

Averigua las diversas vacantes que hay en el área en la que quieres desempeñarte para saber si es competitivo el puesto y cuánto se puede llegar a ganar.

No dejes de buscar cursos y tomar clases sobre lo que quieres hacer mientras conservas tu trabajo actual.

Haz un nuevo currículo. Coloca todos tus objetivos, tu formación académica y la experiencia relevante. Busca información y ayuda en Internet para armar tu CV.

No pongas excusas y evita el miedo al fracaso y al cambio. Averigua qué te da temor y enfréntalo. No tengas miedo a nuevos desafíos ni a lo desconocido. ¡Cuidado! El miedo paraliza.

Analiza siempre tu situación actual, las prioridades que tienes ahora. Lo que querías a los 20 años tal vez no coincide con lo que quieres a los 40 o si tienes familia. Después de los 45, los cambios pueden ser más difíciles, lo importante es definir a dónde dirigirse, por qué y cómo.

Y no olvides la regla más importante de todas: Planear una buena estrategia.

Compartir TWITTEAR

Leave a Reply