Histeria, un término mal asociado

Publicado: 24 mayo, 2016 / Última edición: 20 agosto, 2019 /
La histeria no es sólo en mujeres.

La histeria no es sólo en mujeres.

Lejos de los ataques de nervios, gritos repentinos o llantos sin razón tiene la histeria; característica muchas veces asociada a tantas féminas tildadas más de una vez como ¡¡¡Histéricas!!!

En la antigüedad las enfermedades sin explicación –vistas generalmente en mujeres- eran atribuidas a la sequedad del útero o hystear en griego. De ahí nace el concepto de histeria y las denominadas mujeres histéricas; según aseguraban por falta de sexo.

Asimismo, se creía que la carencia de fluidos en el útero, se trasladaban por el cuerpo de la paciente hacia lugares más húmedos, como la zona del corazón. De allí la compresión del pecho o taquicardia (ritmo cardiaco irregular o rápido) que decían sentir las enfermas, y el mito que asocia histeria a las mujeres.

Trastorno de la personalidad

La histeria en verdad no es una enfermedad, es un trastorno de la personalidad inconsciente que se centra en querer llamar la atención para lograr ser considerado por el resto y ocurre tanto en hombres como en mujeres. En este sentido, los histéricos son personas vacías interiormente incapaces de amar, incluso fingen que lo hacen con tal de recibir a cambio afecto.

Existen antecedentes que afirman que a fines de 1890, gracias a las investigaciones del médico francés Jean Martin Charcot, la histeria logró ser disociada de un desorden fisiológico y, a través de la hipnosis, este precursor de la neurología logró distinguir que estos pacientes desencadenaban singulares síntomas como contorsiones o tics nerviosos por causas sicológicas. Otra de sus manifestaciones es a través del vocabulario: Muchas veces los pacientes hablan como niños, y en el caso de ellas ejecutan movimientos altamente eróticos.

Según el psicólogo y académico chileno, Cristian Yoma, otra de las características de la personalidad histérica, es que requieren altas dosis de cariño ya que  en la estructura de su personalidad lo fundamental será el llamado de atención hacia el otro y con un cierto vacío interior que los lleva a ser incapaces de amar.

Finalmente, dice que no está demostrado que exista un componente genético que influya en generar este tipo de trastorno de personalidad, aunque existen importantes elementos que son hereditarios y determinantes, como lo es el temperamento y carácter.

Compartir TWITTEAR

Más noticias como esta

Leave a Reply