4 datos relevantes sobre el incendio del Museo Nacional de Brasil

Publicado: 23 septiembre, 2018 / Última edición: 20 agosto, 2019 /
4 datos relevantes sobre el incendio del Museo Nacional de Brasil

El Museo Nacional de Brasil situado en Rio de Janerio, sufrió una gran catástrofe y fue arrasado casi en su totalidad por las llamas. A pesar de que, en los últimos días la noticia aparece en medios de todo el mundo, no todos sabíamos de su existencia, ni del valor histórico que albergaba en su interior. Por ello, aquí recogemos algunos de los datos desconocidos que rodean al desastre.

La falta de inversión económica y el abandono de las instalaciones.

Desde hace unos cuatro años, el Museo Nacional no contaba con el presupuesto necesario anual por parte del gobierno, para poder hacer frente a su buen mantenimiento y restauración. Como consecuencia numerosas salas contaban con humedades, goteras y grietas que dejaban a la vista las conexiones eléctricas. Además, plagas de termitas habían aparecido de manera reiterada en suelos y puertas de madera. Todos estos problemas nunca fueron correctamente subsanados según cuentan trabajadores y directores del propio Museo.

El Museo contaba con piezas de valor cultural, histórico  y económico incalculables.

Dos siglos de historia y cerca de 20 millones de piezas se guardaban en su interior como:

  • El meteorito Bendegó, el mayor encontrado hasta la fecha.
  • El cráneo y el esqueleto de Luzia, ambos restos arqueológicos eran los más antiguos que se habían hallado en el Sur de América.
  • Numerosas piezas y momias de origen egipcio, tanto de adultos, niños como de animales.

 

Celebraciones “Juninas” o un cortocirtuito como causas del incendio.

Algunos medios brasileños atribuyen a las celebraciones “Juninas” el posible detonante de las llamas, ya que es común por estas fechas que en algunas ciudades de Sao Paulo, se utilicen los llamados “baloes”, una especie de globos de tipo aerostático. Estos al caer en en el interior del museo podrían haber desencadenado el fuego. Sin embargo, existe una teoría más extendida que culpa a un cortocircuito en la sala de audiovisuales.

El patrimonio no estaba asegurado y el Museo no disponía de cuerpo de bomberos.

A pesar de la relevancia cultural que dicho Museo suponía en toda América latina, la falta de fondos en el país desencadenó en que no se llegara a disponer de un seguro sobre todas las piezas que se guardaban , ni se obtuviera una licencia para poder crear un cuerpo de bomberos que lo protegiera.

Compartir TWITTEAR

Más noticias como esta

Leave a Reply